Añoranza por mis tiempos de escort

Añoranza por mis tiempos de escort

En realidad no puedo decir que actualmente me vaya mal, soy joven, me considero bella, y me entretengo trabajando para mí misma en mi negocio de estética para mujeres, pero de vez en cuando extraño mis tiempos de escort, uno de los grupos de acompañantes más grandes de Barcelona donde me hacía llamar por mi nombre que es Dany.

Y no me da ningún reparo en admitirlo, ser escorts es un trabajo como cualquier otro y tiene muchas ventajas, pero el hecho de ser libre y brindarle mi cuerpo a todo aquel que tenga con que pagarlo me ponía un montón, la emoción por lo desconocido me excita mucho, y llegar a dominar a mis clientes siempre fue un reto que me incitaba a más.

Pero un buen día conocí a Manuel quien podríamos decir es mi pareja actual y me ayuda en lo económico, con mi negocio, y decidí tranquilizarme, cambiar de vida, pero no puedo negar que en muchas noches mi mente no está en el sofá de la sala, ni mirando una película aburrida con “mi pareja”, mis pensamientos están en aquellos momentos donde disfrutaba del poder de mi vagina, de ver como hombres de todas las condiciones se babeaban por mi cuerpo, mis caricias y por mis exquisitas herramientas amatorias, las cuales muchos de ellos no podrán olvidar, como yo no puedo olvidar a Papito.

Cualquier tiempo pasado fue mejor…

Papito fue un cliente que después se convirtió en mucho más que eso, fue mi macho, mi dominante, mi hombre, el único que me hace chillar como una perra. Papito me robo algo más que el corazón, me robo el alma. Lo bueno de todo es que era igual que yo, también un profesional del sexo, que se dedicaba a seducir a mujeres indefensas, hasta que dio conmigo, con la olma de su zapato, y eran más que chispas lo que saltaban en nuestros encuentros, su verga grande y potente me hacía llegar al infinito, me volvía loca, de tal manera que ahora mismo de solo hablar y pensar en él, estoy toda mojada, con los pezones duros como piedras y más cachonda que puta barata.

Papito es mi kryptonita, mi talón de Aquiles, un moreno de 1,90 de altura con unos brazos y cuerpo forjado por las pesas del gimnasio, con una verga impresionante. Él me decía que había nacido para dar placer y sexo, que su cuerpo era toda una maquina sexual y tenía mucha razón. Desde joven se dedicó a desarrollar y potenciar las habilidades y recursos que la naturaleza le dio, y durante mucho tiempo disfrute de todas ellas. Pero al igual que yo no es de los que se amarran con nadie, al menos a largo plazo.

Yo estoy bien con Manuel que es todo lo contrario a papito, -en todos los sentidos- pero me trata bien, me ayuda y sé que está enamorado de mí. A veces me gustaría poder sentir algo más por él pero, entiendan chicas, como hacerlo después de haber conocido a Papito, ese macho rico que me hace gritar y llorar de impotencia por no tenerlo dentro de mis piernas. Pero una tiene que elegir que conviene más, si un hombre a tu lado que te proteja y quiera o una maquina sexual que en la primera que pueda te la paga sin compasión ni sentimiento alguno. Me duele en ocasiones tener que pensar en Papito para ponerme a tono a la hora de satisfacer a mi pareja actual, pero él me dejo marcada por siempre y aunque sé que es algo prohibido ya para mí, no dejo de añorar esos tiempos donde con solo una mirada o un gesto me dominaba y me llevaba a donde él quería y eso me encantaba, me ponía como una moto, es era mi macho, mi dueño, como no extrañarlo.

Pero bueno mi realidad ahora es otra por decisión propia y tengo que asumir que lo demás es mi vida pasada mi otra yo cuando era escort de alto standing, cuando era la dominadora de hombres duros, cuando era realmente yo. Por ahora estoy tranquila con mi negocio de estética y mi pareja que intento compensar. Aunque en muchas ocasiones me pregunto, ¿hasta cuando aguantaré?, ¿será realidad que ya murió la Dany escort, la Dany de Papito?, la verdad es que no se las respuestas, ni cuanto aguantaré, pero no lo puedo evitar amigas. ¿Ustedes que me aconsejan?

Comparte ➡Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario